El pez prospero

   Él pez prospero

 

En él libro de los Salmos versículo 23:1 dice; Yo Soy es mi pastor, nada me faltará. Toda prosperidad proviene de Dios lo que llegemos a tener para hacernos mas agradable nuestra existencia y sobre todo lo que nececitemos para estar y ser aptos para colaborarle según el llamado y misión que tenga para nosotros.

La mayoría de veces se toma a Dios como un lugar de comida rápida, donde se le busca se le pide y en poco tiempo se le olvida, sin inmajinar que si el permitió y puso en nuestro corazón buscarle fue por que a él le complació asernos esas caricias. Aún el sabiendo que seriamos ingratos. Nada puede ocultarse a sus ojos nada puede recibirse sin su consentimiento también, por lo cual debemos reconocer cada día lo que llega a nuestras vidas, desde la primera fuerza para levantarnos por las mañanas y lo que en él resto de dia obtenemos.

Esta pequeña historia muestra como Jesús indica donde esta la bendición y prosperidad necesaria para él momento adecuado, Mateo 17:27 , Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar y echa el anzuelo, y él primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallaras un estatero, tómalo, y dáselo por mi y por ti.

En todo momento Dios desea que seamos prosperados, solo que aveces nosotros nos dejamos envolver por la rutina del mundo oh por situaciones que están fuera de nuestras manos, y les damos la importancia que no deben tener; Sí Dios con nosotros nadie y nada contra nosotros. Siguiendo el propósito de Dios que nos muestra cada día seremos liberados de toda atadura para que libres podramos trabajar y recibir la recompensa adecuada conforme a nuestra labor tanto en su reino como en lo material.

Pues la Escritura dice, no pondrás bozal al buey que trilla; y, Digno es el obrero de su salario.  1 Timoteo 5:18

Facebooktwittergoogle_plusmail

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *